Índice del artículo



MASTER DEL XALLAS 2.010:
"LAS TRUCHAS DEL FIN DEL MUNDO (FINISTERRE)"
Texto Pepe Díaz, fotos, Santi

 

Los ochocientos kilómetros de carretera que separan Pamplona del Concello de Dumbría nos lo pegamos, mi compañero, Xanti y yo, discutiendo sobre el escenario que íbamos a encontrarnos en Ponte Olveira, en el río Xallas. Yo, negativo por naturaleza, recordaba el río Tambre en aquel campeonato de España en el que nos prohibieron vadear por la riada y otros ríos gallegos con el denominador común de sus aguas y fondos oscuros, truchas pequeñas y escasa diversión. En cambio Xanti, el buen humor en estado puro, me animaba con la información que le había pasado Diego Rodríguez y lo que había encontrado en la Red. Se suponía que habría peces y de buen tamaño, pero yo no las tenía todas conmigo.
Gracias al TOM-TOM que nos prestara Roberto el Biologuillo, llegamos puntuales a la cita en el refugio do Ponte Olveira. Pasamos de largo y bajamos al río. Por fin respiré tranquilo: se trataba de un río amplio, muy vadeable, con innumerables posturas y ¡CEBADAS POR TODAS PARTES! Entonces sí que subimos al refugio de piragüistas y nos tomamos una birras bien frías para olvidar las nueve horas de carretera y dudas.

El resto de participantes fue llegando, todos los gallegos saludaban a Xanti al que ya conocían de sus andanzas en otros eventos como Villagudín y Waldemar mientras que a mí me acogieron de inmediato por ser su pareja (de pesca). No tardaron en llegar también nuestros amigos de Andoáin, Arkaitz y Aitor Urruzuno que vinieron en avión (son pescadores de altura) junto a Jordi Oliveras (también lo es pero un poco menos) a los que recogió Kuki, el gallego de los famosos "kukípteros". Fue agradable reencontrarnos con buenos pescadores a los que hacía mucho que no veíamos como Martín el leonés o José Carlos el asturiano, u otros con los que hacía poco que coincidimos en Llanillo (los bolos todavía estaban frescos) y en seguida se organizó un ambiente formidable.

Los encargados de organizar todo el tinglado fueron los miembros de la asociación SALMO, reconocidos montadores de moscas y MAESTROS ARTESANOS de aquella tierra, las cabezas visibles serían Miguel Seoane, José Arcay,  pero había mucho trabajo anticipado desde la sombra.

EL RÍO XALLAS, AUTÉNTICO PROTAGONISTA:

El magnífico escenario no defraudaría a nadie durante los dos días de competición, salvo a los Checos (uno campeón del mundo) que no le pillaron el punto hasta la última manga. En cada manga las cebadas esporádicas se sucedían y de vez en cuando alguna también repetía mientras se sucedían eclosiones de todas clases y tamaños. Los tramos eran lo suficientemente largos, contando todos o casi todos con corrientes y tablas como para soportar cuatro mangas diarias de a dos competidores por tramo.

Parecía un reo.La población de peces nos pareció extraordinaria (se capturaron 1250 ejemplares de más de 18 cm. y muchísimas más que no dieron la talla), bien estructurada, con peces de todos los tamaños y cuando digo de todos me refiero a que los participantes vimos, clavamos, perdimos o incluso midieron algunos peces de cuidado. Particularmente a mí el Xallas me recordó al Omañas de hace unos años u otros grandes ríos que hoy ya no lo son, con una sólida población, fondos limpios y alimento abundante, un espectáculo que desgraciadamente hace años que no veía en nuestro país. Otra sensación absolutamente personal que percibí fue que en un par de días se me acostumbró la vista a estas aguas ácidas, color "té" que no tenemos en Navarra, logrando entender las posturas y la profundidad con más acierto conforme pasaban las horas.

LA CLAVE:

Paradojas de la vida: en un momento en que la ninfa acapara absolutamente el mundo de la competición, la mosca seca fue la reina indiscutible del fin de semana. Algunos tuvimos que desempolvar viejos tricópteros, de anzuelo roñoso, arrinconados al fondo de las cajas para dar batalla a unas truchas que demandaban un buen bocado o te castigaban con el mayor de los desprecios (que es "no hacer aprecio").

Yo ya me daba cuenta de que cuando lanzaba sobre cebadas serias no lograba resultados pero está uno tan acostumbrado a peces resabiados que lo último que se esperaba uno es que la solución pudiera estar en poner una mosca mayor que una colilla de Fortuna.

En nuestro caso, Xanti y yo no controlamos a nadie a seca con tricópteros grandes hasta haber pescado nuestra segunda manga del viernes por lo que el desconocimiento de este detalle nos impidió mejorar el resultado, ¡con lo que me pesca el Xanti a seca...! Ya durante el sábado controlaríamos a Jordi Oliveras y a David Arcay y pudimos constatar lo bien que navegan los tricópteros del becada del 12 del temido Jordi (ya sé que son excusas de mal perdedor pero como nadie lee el texto sino que solo miráis las fotos de Xanti yo escribo lo que me parece).

Otra impresión interesante que nos trajimos fue el temperamento cambiante de los peces, quizá debido a la excelente conservación del escenario y de su población. Tanto pescando como controlando, pudimos ver como las truchas comenzaban a cebarse casi al unísono para dejar de hacerlo en apenas unos minutos o como en un momento parecía que sólo hubiera trucha pequeña para al momento entrar en acción los peces grandes que parecían ausentes en la zona. Del mismo modo las eclosiones se sucedían con rapidez, los tricópteros que revoloteaban en nubes sobre los prados se lanzaban sobre el río y desaparecían en minutos y en segundos comenzaba una eclosión de bétidos de una y otra especie. ¡Os aseguro que aquello me pareció el Paraíso y nosotros unos privilegiados!

 Vemos unas cuantas moscas a las que pude sacar alguna foto



 

NUESTRAS MANGAS (primera y segunda)

Como, a mi entender, no hubo grandes diferencias entre tramos, salvo 16 y 17 (excepcionales), justo bajo la presa y 12 (demasiado corto), creo que con contaros, sin apenas exagerar, nuestras mangas bastará para exponer más o menos lo que a todos nos sucedió durante aquel fin de semana inolvidable.

PRIMERA MANGA:

El viernes por la mañana, nos tocó pescar el tramo 7 a primera hora, con lo que decidimos pescar a ninfa hasta ver que daba más resultado. El tramo era largo, comenzaba en una zona lenta y profunda, muy aparente para la seca, a la que seguía una tabla en corriente uniforme y larga perfecta para ninfa y otra zona lenta más corta al final.
Como eran las nueve y tenía muy buena pinta entramos uno por cada orilla en la zona de corrientes. Xanti llevaba un tándem con una ninfa y otra caña con la seca preparada, mientras que yo preparé un aparejo con dos ninfas pequeñas y un parachute de señalizador. En seguida Xanti comenzó a sacar peces que no daban la talla y más adelante continuó con los ESCALLOS, ciprínidos de la zona que suben desde el embalse, en cambio yo apenas logré un par de picadas. Pasó la primera hora y ya olíamos el rosco que íbamos a hacer cuando saqué la primera a la mosca seca que hacía de señalizador y una segunda a ahogada pero no aprendí la lección y seguí a ninfa al igual que Xanti. Faltando 20 minutos me bajé al parado donde capturé alguna más con el tándem pese a que las truchas se cebaban de vez en cuando. Mientras, mi pareja y sin embargo amigo, arregló la manga pescando la orilla en la transición entre corriente y parado.

A continuación controlamos a dos gallegos, Alberto y Antonio González, padre e hijo respectivamente y conocidos responsables de DEPORTES CIBEIRA a los que pudimos copiar un buen truco: Antonio entró pescando aguas abajo con confianza por lo que durante el resto de mangas lo tendríamos muy presente a la hora de hacer alguna deriva más larga de lo habitual con buenos resultados.

Alberto saludando a la afición Antonio mojando la oreja del padre Cibeiras en acción La primera trucha que cogió Antonio Pepe devolviendola

SEGUNDA MANGA:

Después de comer nos tocó el tramo 16 (nada más y nada menos) para ser controlados por Pablo Castro y Josetxo (nada más y nada menos) y creo que algo nerviosillos sí que nos pusimos los dos, aunque el Bombero sea un cachondo mental, tenerlo de controlador mete un poco de presión y curiosamente Josetxo, Navarro, amigo y del mismo club, después de 15 años metido en esto no me había controlado nunca (se ve que suele tener suerte hasta con los que le toca controlar pero esta vez le salió rana).

Se trataba de un tramo largo con una tablona espectacular para la seca en medio, a la que entraba una corriente que no tuvimos tiempo de pescar y terminaba en otra zona rápida con rocas y un par de chorreras fuertes donde obviamente centramos nuestros primeros esfuerzos.

escualidoDesde el primer lance se sucedieron las picadas tanto de truchas pequeñas como de escallus, a los que terminamos llamando "ESCUÁLIDOS" con rencor pues a menudo pasaban de los 20 y era irritante darse cuenta de que no eran truchas una vez en la tomadera.

 

Lamentablemente seguían sin picar las truchas grandes que se cebaban de vez en cuando y lo que era más frustrante: seguía sin saber el porqué, llevaba ya 5 apuntadas y otra que me rompió y todas pescando al agua, empezaba a no prestar interés a las cebadas y eso que alguna evidenciaba peces de gran tamaño.

Xanti había logrado también algunos peces desde su orilla, así que le dejé el resto de la corriente y me subí al medio de la tablona, apunté algún pez más con el tándem para terminar la manga sin llegar a ver el final del tramo.

David en la parte alta del tramoDejamos los trastos en el coche y nos dirigimos a la parte superior del 16 donde esperaban Jordi Oliveras y David Arcay, a la postre los vencedores de la prueba. Allí el río se dividía en dos brazos con corrientes antes de subir hasta el 17, el mejor, situado bajo el embalse. Me tocó controlar a Jordi mientras que Xanti lo hacía con David en la corriente de entrada a la tabla donde inmediatamente comenzó a apuntar truchas de más de 30. Jordi aconsejado por su compañero que conoce como nadie el lugar, insistió en un descanso de la corriente del límite superior. Repaso intensivamente la badinilla pero sin pisarla, tanto a seca como a ninfa sin resultado, así que se bajó a las corrientes del principio, donde comenzáramos Xanti y yo.

En aquel momento comenzó el recital y Jordi fue capturando una por una aquellas truchas que se me cebaban una hora antes con su tricóptero de becada que flotaba de forma increíblemente natural para tener semejante tamaño. No tardó en sumársele David que, para culminar la exhibición, metería en la red una pepona de casi 40 que se le cebó en pleno corrientón.

Jordi presentando una trucha David Arcay Trucha trucha David Arcay Jordi Oliveras

    


TERCERA MANGA:

El sábado por la mañana entramos al río con muchas ganas, para variar apenas teníamos resaca y el río prometía emociones fuertes. Primero nos tocó controlar a dos auténticas fieras: Iván Vergué el "Escachamatas" y Arkaitz Martín "El Hombre Tranquilo" en el tramo 12, un tramo corto y poco profundo difícil de defender salvo que los peces salieran a comer de las paleras de la orilla izquierda donde seguro que habría buenas piezas.
Lo pescaron a conciencia de principio a fin y lograron bastantes capturas pero no las suficientes para mantener las opciones de podio. Más tarde también pincharían en el 12 otro par de buenos competidores, Fontanals y Diego que también estaban bien situados en la clasificación antes de esa manga. Josetxo y Pablo Castro fueron los únicos en sacarle partido a este tramo rozando la docena por cabeza, lo que a la postre les valdría un tercer puesto en el concurso.

trucha Devolviendo la trucha Arkaitz e Ivan pescando en la parte alta del tramo Arkaitz Iván Vergé

Mientras controlábamos el 12 vigilábamos el 11, mucho más largo y prometedor porque luego nos tocaría pescarlo. Dejé a Xanti en la cola de la Vemos a Alberto Haro pescando en la parte final del tramo 11badina ya que la pesca fina es lo suyo y me metí en medio sin darme cuenta que era una zona menos profunda con piedras grandes perfecta para la seca con lo que no tardé en medir las tres primeras pescando con un tricóptero que parecía desmesurado en aquella zona tan tranquila. Xanti sin prisa y sin pausa iba apuntando también pero como le llevaba ventaja pescó la corriente de entrada a la badina que tenía buena pinta pero que dejamos para el final porque estaba muy zurrada de la manga anterior. Mientras Xanti continuaba cogiendo peces a ninfa yo me obcequé con la zona más profunda, tratando de vadearla para pescar la zona menos machacada. Perdí el tiempo cuando debería haber subido junto a Xanti pues no me fijé que daba de sobra para terminar allí los dos.

CUARTA MANGA, EL PUENTE OLVEIRA:

No sé si era el 4 pero en cualquier caso era el tramo situado aguas abajo del puente de Olveira, situado bajo el refugio de piragüistas donde se centralizara la prueba y donde por cierto nos trataron de maravilla (en especial la "Pilar Rubio de Dumbría") a pesar de ponernos un poco pelmas de vez en cuando.

Miguel Montoto pescando bajo la lluvia que no dejó de caer en toda la mangaAntes de pescarlo controlamos en tramo situado inmediatamente debajo, donde Miguel Montoto y Gonzalo Martínez, pescadores del lugar que entre risas y discusiones hicieron una excelente manga pescando a la par uno por cada orilla, como no, a seca con unos buenos tricos. No dejó de llover ni un instante durante aquella manga, así que poco nos faltó para comenzar nuestra manga armados con los paraguas que llevamos para la ocasión y que buen servicio nos hicieron. Nuestro dominio de la técnica llegó a ser tal que, en medio de aquel aguacero, éramos capaces de medir y apuntar una trucha con el agua por la cintura, con el paraguas abierto y sin soltar la segunda caña de nuestros compañeros.

La chaparrada cesó y comenzamos la manga en la tablona en que acababa el tramo, bastante lenta. Xanti pillaba una tras otra mientras yo no movía una, en todo caso lograba algún rechace ocasional, así que comencé a desanimarme. El bueno de Xanti me echó la línea sobre mi caña para que cogiera su tricóptero pero no lo puse, pensaba, no sin razón, que el problema era más mío que de la mosca. Nuestros controladores, Torrente Alberto Mera el biólogo y José Baldonero, insistían en que dejáramos aquella zona para subir al puente antes de que se nos agotara el tiempo (les estamos muy agradecidos), así que nos dirigimos para allá. Bajo el puente una bonita corriente terminaba en una zona lenta y profunda después de saltar dos escalones naturales que dejan sendas raseras muy aparentes. Comencé a lanzar un trico grande de riñonada justo bajo la orilla izquierda que corría lenta y con espumilla ofreciendo una postura típica de reo del Narcea o del Bidasoa y las truchas empezaron a picar. Incluso en los dos escalones donde nuestros controles no tuvieron suerte se cebaban unas cuantas de las que cogí a toda prisa aquellas a las que llegué antes de finalizar las dos horas. Aquel rato fue uno de esos a los que hacía referencia antes en que los peces entraban en actividad repentinamente para delicia del afortunado, siendo para mí un "momentico" como hacía mucho que no disfrutaba. En cambio Xanti pescando la corriente a ninfa y a seca no tuvo tanta suerte, más vale que ya había hecho la tarea al comienzo de la manga.

Trucha Devolviendo la trucha alevin

 Vemos a varios de los participantes del segundo Open de Pesca a Mosca por parejas del Río Xallas pescando.


 

Como decía, Pablo y Josetxo quedaron terceros, mientras que Xanti y un servidor nos quedamos doceavos de las 34 parejas, con lo que hay que repetir el tópico de que "No estuvo mal con el nivelazo que había", en realidad creo que pudimos hacerlo mejor al menos en dos aspectos: la pesca a seca con tricos y la lectura de los tramos a la hora de decidir cómo pescarlos. En cualquier caso nos volvimos con el recuerdo de un magnífico río, muy buenos momentos con los compañeros de la prueba sin excepción y unas mangas inolvidables con posturas, eclosiones y peces por doquier.

En segundo lugar finalizarían Francisco Rodríguez y David Golpe, grandes conocedores de los ríos gallegos, a quienes no conocíamos pero con los que hicimos amistad desde el principio dado que calzaban en todo momento sendas boinas al más puro estilo de nuestra tierra, así que los llamábamos "Los Navarros" aun sabiendo que no era así.

Los triunfadores indiscutibles del concurso fueron Jordi Oliveras ¿O habría que decir ya Olveiras, en galego? y David Arcay. Este también lograría el mayor número de peces, CUARENTA Y CINCO o lo que es lo mismo, una media de 5.5 comunes por hora, lo que no está nada mal y en cuanto a la pieza mayor creo que de 49 cm., no estoy seguro, la capturó Javier Del Río, un loco de la pesca en lago y loco también a secas

Espero no haberos aburrido demasiado y que os gusten las fotos de Xanti y los vídeos. El texto es solo relleno, para que parezca más profesional el artículo, bueno y un poco también es un homenaje particular: resulta que hace veintitantos años leí una crónica de la Semana Internacional de la Trucha de León, escrito por Luis Antúnez, el de SAGE, publicada en la revista Trofeo Caza y Pesca pues entonces sólo había una. El autor describió sus sensaciones de la prueba en un estilo semejante a éste, sin mencionar capturas ni medidas, más interesado por las sensaciones personales que por los datos objetivos (tan es así que pescó sin red tomadera). El resultado era muy bueno y desde entonces soñaba con mis catorce añicos con ya no ganar, sino participar en una de esas citas legendarias para conocer a la élite y disfrutar con ellos de la pesca y la verdad, este concurso, con semejante río y un ambiente envidiable, ha sido una de las mejores ocasiones que he tenido de copiarle al madrileño.

Vemos a continuación la galería fotográfica de la entrega de trofeos

 
Clasificación final, hoja 1ª Clasificación final, hoja 2ª

 

 

 

Fotografías variadas del evento, comidas, cena de clausura etc.

 

Como colofón una Queimada

 

 

Mas información en:

Surf Casting Masters

Club Salmo

Blog  de Fontanals

Miguel Pesca

 
Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope