Índice del artículo

 

NUESTRAS MANGAS (primera y segunda)

Como, a mi entender, no hubo grandes diferencias entre tramos, salvo 16 y 17 (excepcionales), justo bajo la presa y 12 (demasiado corto), creo que con contaros, sin apenas exagerar, nuestras mangas bastará para exponer más o menos lo que a todos nos sucedió durante aquel fin de semana inolvidable.

PRIMERA MANGA:

El viernes por la mañana, nos tocó pescar el tramo 7 a primera hora, con lo que decidimos pescar a ninfa hasta ver que daba más resultado. El tramo era largo, comenzaba en una zona lenta y profunda, muy aparente para la seca, a la que seguía una tabla en corriente uniforme y larga perfecta para ninfa y otra zona lenta más corta al final.
Como eran las nueve y tenía muy buena pinta entramos uno por cada orilla en la zona de corrientes. Xanti llevaba un tándem con una ninfa y otra caña con la seca preparada, mientras que yo preparé un aparejo con dos ninfas pequeñas y un parachute de señalizador. En seguida Xanti comenzó a sacar peces que no daban la talla y más adelante continuó con los ESCALLOS, ciprínidos de la zona que suben desde el embalse, en cambio yo apenas logré un par de picadas. Pasó la primera hora y ya olíamos el rosco que íbamos a hacer cuando saqué la primera a la mosca seca que hacía de señalizador y una segunda a ahogada pero no aprendí la lección y seguí a ninfa al igual que Xanti. Faltando 20 minutos me bajé al parado donde capturé alguna más con el tándem pese a que las truchas se cebaban de vez en cuando. Mientras, mi pareja y sin embargo amigo, arregló la manga pescando la orilla en la transición entre corriente y parado.

A continuación controlamos a dos gallegos, Alberto y Antonio González, padre e hijo respectivamente y conocidos responsables de DEPORTES CIBEIRA a los que pudimos copiar un buen truco: Antonio entró pescando aguas abajo con confianza por lo que durante el resto de mangas lo tendríamos muy presente a la hora de hacer alguna deriva más larga de lo habitual con buenos resultados.

Alberto saludando a la afición Antonio mojando la oreja del padre Cibeiras en acción La primera trucha que cogió Antonio Pepe devolviendola

SEGUNDA MANGA:

Después de comer nos tocó el tramo 16 (nada más y nada menos) para ser controlados por Pablo Castro y Josetxo (nada más y nada menos) y creo que algo nerviosillos sí que nos pusimos los dos, aunque el Bombero sea un cachondo mental, tenerlo de controlador mete un poco de presión y curiosamente Josetxo, Navarro, amigo y del mismo club, después de 15 años metido en esto no me había controlado nunca (se ve que suele tener suerte hasta con los que le toca controlar pero esta vez le salió rana).

Se trataba de un tramo largo con una tablona espectacular para la seca en medio, a la que entraba una corriente que no tuvimos tiempo de pescar y terminaba en otra zona rápida con rocas y un par de chorreras fuertes donde obviamente centramos nuestros primeros esfuerzos.

escualidoDesde el primer lance se sucedieron las picadas tanto de truchas pequeñas como de escallus, a los que terminamos llamando "ESCUÁLIDOS" con rencor pues a menudo pasaban de los 20 y era irritante darse cuenta de que no eran truchas una vez en la tomadera.

 

Lamentablemente seguían sin picar las truchas grandes que se cebaban de vez en cuando y lo que era más frustrante: seguía sin saber el porqué, llevaba ya 5 apuntadas y otra que me rompió y todas pescando al agua, empezaba a no prestar interés a las cebadas y eso que alguna evidenciaba peces de gran tamaño.

Xanti había logrado también algunos peces desde su orilla, así que le dejé el resto de la corriente y me subí al medio de la tablona, apunté algún pez más con el tándem para terminar la manga sin llegar a ver el final del tramo.

David en la parte alta del tramoDejamos los trastos en el coche y nos dirigimos a la parte superior del 16 donde esperaban Jordi Oliveras y David Arcay, a la postre los vencedores de la prueba. Allí el río se dividía en dos brazos con corrientes antes de subir hasta el 17, el mejor, situado bajo el embalse. Me tocó controlar a Jordi mientras que Xanti lo hacía con David en la corriente de entrada a la tabla donde inmediatamente comenzó a apuntar truchas de más de 30. Jordi aconsejado por su compañero que conoce como nadie el lugar, insistió en un descanso de la corriente del límite superior. Repaso intensivamente la badinilla pero sin pisarla, tanto a seca como a ninfa sin resultado, así que se bajó a las corrientes del principio, donde comenzáramos Xanti y yo.

En aquel momento comenzó el recital y Jordi fue capturando una por una aquellas truchas que se me cebaban una hora antes con su tricóptero de becada que flotaba de forma increíblemente natural para tener semejante tamaño. No tardó en sumársele David que, para culminar la exhibición, metería en la red una pepona de casi 40 que se le cebó en pleno corrientón.

Jordi presentando una trucha David Arcay Trucha trucha David Arcay Jordi Oliveras

    

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Colaboradores


logo CDC


Caixa


logo inurrieta web


diario de navarra


cope